Portada > Actividades e Intervenciones
LA ACTUALIDAD DE CHINA
2010/08/27
         Las últimas estadísticas publicadas recientemente por el Gobierno japonés confirmaron que, con el flojo desempeño de la economía japonesa en el segundo trimestre del presente año, China ha superado a Japón para convertirse en la segunda mayor economía del mundo. Cuando para la comunidad internacional ya es una creencia general que China ya es una potencia mundial y que se ha movido desde el margen del escenario internacional a una posición central, el mundo exterior  empieza a seguir muy de cerca a cada movimiento de China y también surge la preocupación de la posibilidad de que una China cada vez más fuerte, va a imponer cosas a otros países del mundo. Sin embargo, en China la gente tiene una diferente respuesta a esta pregunta: según una encuesta, el 80% de los chinos no considera que China ya sea una potencia. En vez de abrir botellas de champán para celebrar, la prensa y la masa popular de China recibieron a la noticia de ¨China convertida en la segunda mayor economía¨ con dudass como ¨Realmente hemos sobrepasado a Japón?¨.

         Estas diferencias de consideraciones se deben a la situación básica de China como un país a la vez grande y pequeño, fuerte y débil. Cuando el mundo exterior percibe en muchas ocasiones el lado fuerte de China, el propio pueblo chino sí conoce mucho mejor la debilidad del país y los retos que todavía tiene que enfrentar.

        Una gran población y el nivel subdesarrollado son dos características básicas de China. Como dijo el mismo Primer Ministro chino Wen Jiabao, dado los 1,300 millones habitantes que tenemos en China, cualquier problema menuda se convertirá en un enorme problema al multiplicarse por 1,300 millones, y cualquier volumen de recursos financieros o materiales considerables, al dividirse por 1,300 millones, se reflejará en un nivel per cápita muy muy bajo.

        La mayor ventaja que trae la gran población es la gran envergadura del mercado y la gran potencialidad de desarrollo. Desde el año 1978 hasta hoy día, China ha sido el país que registra el crecimiento económico más rápido en el mundo, con una tasa anual promedia de 9.7%, y el comercio exterior, con una tasa de más de 18%, cifras que superan con gran margen el nivel promedio de otras economías del mundo.

        Sin embargo, la gran población también trae serios problemas, de los cuales los más relevantes son la presión para sobrevivir y la gran dificultad en la administración. Cuando fue preguntado por un reportero extranjero sobre cuál es la primera cosa que tiene en su mente al levantarse cada mañana, un líder chino respondió que fue ¨cuántos nacerán hoy día en el país y a cuántos más hay que resolverles la alimentación, las asistencias médicas y la educación¨. Como saben ustedes, en la actualidad China tiene cada año más de 15 millones de recién nacidos, más de 40 millones de chinos viven en probreza, 23 millones de los habitantes urbanos dependen de los subsidios de garantía de vida mínima, y todo eso sin contar los 60 millones de minusválidos que requieren ayuda del Gobierno. El PIB per cápita de China, hoy al nivel de 3800 dólares, sólo se ubica en el puesto No. 105 en el ranking mundial. En nuestro país todavía existen 150 millones de habitantes cuyo ingreso diario se encuentra debajo del estandarte de 1 dólar fijado por la ONU.

         Es verdad que China está desarrollando y ha conquistado enormes avances en este aspecto. Pero, cabe mencionar que también existe notables diferencias de desarrollo tanto entre la ciudad y el campo, como entre la Región Este y la Oeste. Mientras las ciudades litorales del sudeste del país muestran una panorama moderna de bosques de rascacielos, río de vehículos motorizados y luces de neón de multicolores, en el campo de China, especialmente en el campo de la Región Oeste todavía existe no pocas zonas menos desarrolladas. En los poblados remotos y montañosos, azotados por la pobreza, la gente cultiva la tierra con fuerzas humanas o animales, vive en casas de adobe. En años de escasez de lluvia, enfrenta grandes dificultades para encontar suficiente agua potable para ellos mismos y sus ganados. Esto, es la realidad verdadera de China.

          Analizando en una mayor profundidad, a pesar del gran éxito logrado, la calidad del desarrollo económico de China todavía tiene mucho que mejorar. Todavía tenemos gran distancia con los países occidentales desarrollados tanto en la calidad de vida del pueble como en los sectores de ciencia y tecnología y el de protección ambiental. En el proceso de desarrollo, los avances en el sector social están relativamente retardados, y todavía tenemos grandes espacios de desarrollo en sectores como educación, salud pública y cultura. Para realizar la modernización en el mediado del presente siglo, China tiene que enfrentar tres tareas históricas: la de perseguir la ola de la revolución tecnológica del nuevo siglo al mismo tiempo de cumplir la industrialización ya realizada tiempos atrás por países desarrollados, la de realizar la justicia y equidad social al mismo tiempo de elevar incesantemente el nivel de desarrollo económico y la de asumir correspondientes responsabilidades internacionales al mismo tiempo de lograr el desarrollo sostenible del país.

         En la actualidad China se encuentra aún en la etapa primaria del socialismo, en que permanecerá durante mucho tiempo. China es un país grande en vía de desarrollo. Para alcanzar el nivel de los países desarrollados, China todavía tiene un largo camino que recorrer. Es un proceso que requiere el duro trabajo y lucha contra condiciones adversas de varias, incluso decenas de generaciones, en el cual también encontramos grandes dificultades y barreras. Sin embargo, ninguna dificultad o barrera puede ser un impedimento para obstaculizar los pasos de avance del pueblo chino, que es caracterizado por su aplicación, su sabiduría y su aspiración a una vida feliz.

         China como Colombia, son países amantes de la paz, en procura del progreso de la sociedad y el desarrollo del ser humano. China no será en ningunas circunstancias una hegemonía. Todavía mantienen en su memoria la profunda impresión que les dejó el espectáculo del carácter chino ¨armonía¨ en la inauguración de los Juegos Olímpicos Beijing 2008. La armonía es considerada durante toda la historia de China el valor supremo y la esencia de la cultura china. El Libro Shang, uno de los clasicos de la cultura china, ya planteó que ¨la armonía es lo más precioso¨ y aboga por la convivencia e intercambio pacíficos entre los pueblos y países. ¨Armonía sobre, respetando las diferencias ¨ es un gran pensamiento que contribuyeron los filósofos de la China Antigua. Armoniosos pero no monótonos, diferentes sin ser conflictosos, armoniosos para convivir y diferentes para complementar.

         Los logros del desarrollo económico de China los hemos logrado a través de cooperaciones económicas y comerciales sobre la base de igualdad con el resto del mundo. Por eso, lo que más corresponde al interés de China no es buscar la hegemonía sino promover enérgicamente la paz y cooperación internacional para crear un ambiente externo favorable al desarrollo propio. Por ente, Chino está dispuesto a estrechar las cooperaciones con todos los países amigos entre Colombia, para aprenderse mutuamente y lograr conjuntamente y a través de una manera armoniosa la prosperidad económica y el desarrollo social.

                                                                                                                                                                        Gao Zhengyue

                                                                                                                                           Embajador Chino en Colombia

Suggest to a friend 
     Print